Monday, July 25, 2005

4...Th3!!

Me decía Portnoy que después de leer el libro de Nabokov la película le parecía insoportable. Supongo que el libro debe ser muy bueno y espero algún dia poder leerlo. Sin embargo como en cuestión de gustos no hay nada escrito (sólo los blogs ;-)), yo me reafirmo en la calidad de la película. Me parece que la interpretación de John Turturro es magnífica, y hay fragmentos de los diálogos que me parecen brillantes. Recuerdo que hace ya unos cuantos años leí un libro de la escritora Katherine Neville; en aquel entonces era un bestseller que estaba arrasando en las librerías. Me estoy refiriendo al Ocho. Me habían dicho que tocaba el tema del ajedrez, y eso me decidió a comprarlo. Después de su lectura mi decepción fue enorme, aparte de que no me pareció gran cosa, lo que más me decepcionó es que se notaba que la Neville apenas debía saber mover las piezas. ¡En el libro no se notaba ese amor hacia el tablero de blancas y negras! Un ajedrecista acaba aprisionado por la obsesión del tablero de ajedrez. Eso creo que es lo que tan bien refleja la película de La defensa Luzhin. Copio un fragmento de uno de sus diálogos (lo encontré en inglés, así que la traducción tal vez no sea del todo fidedigna):

Natalia Katkov: -Sí. Aparte del ajedrez tienes otras… habilidades?
Alexander Luzhin: -No. Yo, eh… bailo un poco.
N: -¿Tú bailas?A: -Oh… sí.
N: -Um, así… Hubo una vida corta antes de ajedrez. Cerca de diez años y entonces el ajedrez se convirtió en toda tu vida... y así hasta ayer.
A: -Sí. Cuando nos encontramos. Así es. Eso es todo.
N: -Es sorprendente. No hemos hablado nunca.
A: -Sí.
N: -Contestas a cada pregunta con un sí o un no, y a mí no me has hecho ni una sola pregunta. ¿No tienes algo bonito que decirme? Quiero decir: si soy guapa... Um… No sé.. ¿Excitante?¿Ingeniosa?
A: -¡¡Sí!!
N: -¡No!¡No!¡No!
A. –Lo eres.
N: -Esta bien. Te lo agradezco. Me gusta esa parte tuya. Me siento… bien.

1 Comments:

Blogger Bianca said...

"Cocktail Bukowski"


Aquel día
Había vestido mi cuerpo
sin el alma,
Había vestido mi cuerpo
sin la alegría,
Me lavé los dientes
Y olvide la sonrisa en el lavabo,
Me lavé las manos
Y deje mi tacto en la toalla;
En ese día
Después del trabajo me fui a dormir,
Acosté mi cuerpo
Y volví a encontrar el alma.
Al día siguiente
Me vestí el alma
Y deje olvidado medio cuerpo
Y la memoria en el secador del pelo...
Y algo inolvidable que no recuerdo sucedió:
Porque hoy tengo el alma mutilada
Y ni siquiera tengo el cuerpo.

(Tiago Nené - poeta portugues - www.tiagonene.pt.vu)


Bi.

5:00 AM  

Post a Comment

<< Home